Inicio Columnas Los evidentes nexos de Evo Morales con el narcotráfico

Los evidentes nexos de Evo Morales con el narcotráfico

94
0
Compartir

El presidente que desea perpetuarse en el poder, Evo Morales se pronunció sobre la Constitución de Chile arguyendo que “vivir en democracia no es gobernar con la Constitución de Pinochet“.

Con estas palabras intentaría enlodar el recorrido institucional de nuestro país en su majadera idea por tener una salida soberana al mar. Es en este contexto, por tanto, donde el ex agente chileno ante La Haya José Miguel Insulza replicaría a Morales que si éste llega a modificar las reglas de la Constitución boliviana, podría, eventualmente, gobernar más años de los que estuvo Pinochet en el poder (recordemos que hasta ahora, Morales ya lleva más de una década apernado al poder).

En efecto, basta sólo con señalar un par de cosas para aniquilar por completo la supuesta ilegimitidad que denuncia el patán del altiplano. ¿Sabrá que la Constitución de Chile lleva la firma de su colega socialista Ricardo Lagos? ¿Sabrá que tiene más de 300 modificaciones desde su promulgación? ¿Sabrá que esto y muchas otras modificaciones mas conforman lo que los abogados constitucionalistas denominan “legimitidad de ejercicio”? [1] Difícilmente podrá entender esto un malviviente que adopta como política de Estado concentrar el poder político y sindical en una sola mano.

Pero, ¿Quién es realmente Evo Morales…? En su libro “El Impostor Evo Morales: de la pachamama al narcoestado“, el agudo crítico argentino Nicolás Márquez desentraña una por una las falacias que Morales ha ido construyendo estos últimos años de la mano de una insistente cantinela precolombina. Así, Márquez se pregunta, “¿quién es, qué es, qué representa y a qué intereses responde este emplumado cabecilla?“.

En puridad, el presidente narcotraficante Evo Morales ha sido capaz de montar un verdadero artilugio al servicio de la droga. Desde que asumió el poder el año 2006 los cultivos de coca han aumentado exponencialmente.

Si para el 2005 Bolivia contaba con 17.000 hectáreas de cultivos de coca según información de la ONU, en el 2010 estos ascendían a 31.000 hectáreas [2]. De lo anterior, ¿cuánto se puede efectivamente producir en coca? Según las Naciones Unidas, 36.200 toneladas pueden destinarse a la elaboración del narcótico con esta superficie [3].

Esto se entiende en un contexto donde la guerra contra las drogas estaba en éxito y su producción en franco decrecimiento. Por lo que se asume gato encerrado.

Por otro lado, según el autor, el narcotráfico representa cerca de mil millones de dólares del Producto Interno Bruto (PIB) de Bolivia [4].

Márquez cita también otras fuentes que confirman el auge de los molinos que procesan coca. “En El Chapare han comenzado a proliferar los molinos que procesan la coca para fabricar pasta base de cocaína, prescindiendo así de los tradicionales ´pisacoca´. Sólo otro de los síntomas de la creciente prosperidad de la nueva burguesía cocalera, junto con el boom de la construcción en el trópico de Cochabamba” [5]

A lo anterior se añaden más de 470 pistas de aterrizaje clandestinas controladas por narcos. Y la lista de antecedentes que denotan el verdadero rostro del mestizo podrían continuar.

En una columna del medio Prensa Republicana Márquez explica:

Antes de la llegada de Morales al poder, los cocaleros se resistieron a cambiar de rubro de cultivo, a pesar de que el Estado le ofreció numerosos incentivos y beneficios para mutar de cultivo: ¿por qué razón el entonces dirigente sindical Evo Morales y los suyos se negaron a dicha mutación?. Pues no por apego a ninguna superstición precolombina.

Ocurre que cultivar coca es el “medio de vida” de lejos más rentable, pero no porque producir coca “para mascar” sea un negocio tan extraordinario, sino justamente porque esa coca no es producida para ese fin sino como materia prima para cocaína y por ende, cualquiera que se dedica al narcotráfico (más allá del escalafón que ocupe en la cadena piramidal criminal), obtiene ganancias muy por encima de lo que se pudiera percibir como honorario en el mercado de productos legales y convencionales (como por ejemplo cultivar palmitos, piñas, bananos o café).” [6]

Por tanto, el autor se pregunta a la luz de lo expuesto, “¿lo señalado nos lleva a sostener que Evo Morales edificó un narco-Estado?” Por su puesto que sí, responde.

Por Rodrigo Norambuena.

Fuentes:

[1] http://www.forodemocracia.cl/index.php?%2Ftopic%2F652-gran-frente-amplio-por-la-asamblea-constituyente%2F

[2] http://www.hoybolivia.com/Noticia.php?IdNoticia=38919

[3] Ibid.

[4] Narcotráfico pone en el ojo de la tormenta al gobierno de Morales. http://www.hoybolivia.com/Noticia.php?IdNoticia=45132

[5] EMILIO MARTINEZ, CIUDADANO X.  LA HISTORIA SECRETA DEL EVISMO, PAG 211. 6º edición abril 2009. Editorial Imprenta EL PAIS.

[6] https://prensarepublicana.com/milagro-sala-la-conexion-local-del-narco-marxismo-internacional-por-nicolas-marquez/#_ftn14

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here