Inicio Sin categoría Conmovedora carta sobre el 27F deja por el suelo gestión de Bachelet...

Conmovedora carta sobre el 27F deja por el suelo gestión de Bachelet y organismos estatales tras terremoto

119
0
Compartir

Por Juan Francisco Canales, periodista

3.34 de la madrugada, 27 de febrero del año 2010, un sismo 8,8 grados Richter remece a Chile. El tercero más grande registrado en el país y el octavo más grande en la historia de la humanidad. A esa misma hora tomé a los niños y los dejé en la casa de sus abuelos y me dirigí a CNN Chile, desde ese momento en adelante comenzó mi experiencia de vida más relevante en el último tiempo, y por cierto también en el ámbito periodístico.

Con un equipo de técnicos y también de camarógrafos  partimos rumbo a Constitución o más bien a lo que quedaba de ella. A nuestra llegada, tras sortear numerosos obstáculos, pudimos vivir en carne propia el drama de decenas de personas que buscaban a sus seres queridos en medio del barro y de embarcaciones apiñadas como palitroques frente a la devastada Isla Orrego.

Los que tuvieron suerte pudieron reencontrarse con sus padres, hermanos, abuelos y también con sus hijos. La devastación era enorme, lo mismo que la confusión que dio paso al pillaje. Sólo recién después de 36 horas llegó personal del Ejército a establecer el orden, pero era demasiado tarde porque inescrupulosos ya se habían robado hasta las bisagras de las puertas. Autoridad de Gobierno ninguna, sólo el sobrevuelo de helicópteros analizando desde el aire- supongo- la dramática situación.

De ahí nos trasladamos a Constitución donde bomberos de distintos puntos del país, con plata de sus bolsillos, llegaron a rescatar personas atrapadas entre las ruinas de un edificio. El escenario más dantesco sin lugar a dudas lo vivimos en Talcahuano donde  personas buscaban tarros de conservas en medio del barro y el agua del mar que llegó hasta pleno centro de la ciudad.

El pillaje también hizo de las suyas mientras la Infantería de Marina se veía absolutamente sobrepasada por la complicada situación.

Han pasado siete años y resulta que quienes investigaron el tema, quienes supuestamente iban a hacer justicia, finalmente no la hicieron. Hoy los mismos inoperantes e ineficientes se pasean impunes por las calles. ¿Qué pasó con la ex directora de la ONEMI, con los marinos del SHOA que con suerte sabían hablar español? ¿Con el ex comandante en jefe de la Armada que prefirió seguir durmiendo, con los helicópteros de la FACh que no estaban operativos?. La verdad es que muy poco, lo peor de todo es que pese a los sacudones que nos ha dado la naturaleza, de manera constante, hemos aprendido casi nada.

1990, aluvión en Punta Arenas; 1991, aluvión en Antofagasta; 1993, aluvión en quebrada de Macul; 1997, terremoto en la región de Coquimbo; 2006, aluvión en Chiguayante; 2009, aluvión en Lo Barnechea; 2010, terremoto en la zona centro-sur del país; 2012, desborde del río Las Minas en Punta Arenas; 2013, aluvión en San José de Maipo; 2014, la misma situación en San José de Maipo; 2015, desborde del río Copiapó en la región de Atacama; 2016, terremoto en la región de Coquimbo. Las emergencias como ustedes puedes apreciar sobran, lo que no sobra es el perfeccionamiento de los actuales protocolos que deberían implementarse proactivamente ante eventos críticos

También está al debe la coordinación entre los distintos organismos que debieran actuar ante situaciones donde la comunidad pudiera verse afectada. Se requieren medidas urgentes, sí urgentes con una reingeniería total y absoluta de la ONEMI, de la CONAF, una reingeniería en manos de expertos en emergencias, no de operadores políticos con cero experiencia, instaladas para pagar favores de campaña

Basta de improvisaciones, de implementar comités de emergencias a destiempo, de coordinaciones entre las autoridades y técnicos, de funcionarios vergonzosamente y casi siempre en el terreno de la reactividad. La emergencia no puede ser un festival de equívocos, solo cuando dejemos en manos de quienes saben el tema de prevención y ejecución podremos dormir tranquilos, mientras tanto seguiremos en manos de personas seudoprofesionales de la emergencia y de analistas más preocupados de aparecer en los medios que de generar conciencia ciudadana.

Esto señores no es un juego, aquí hay vidas humanas de por medio. Aquí no se puede improvisar.

Fuente: ElPeriscopio.cl

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here